Jul 14, 2013

thanks to come

Empecé a caer en picado y sin freno. Todo era oscuro, o quizás me dejé la venda en los ojos, la misma que vestí durante meses, demasiados. Justo durante el primer tramo del descenso apareció una mano que quería ayudarme a volver a ver. Al principio pensé que ni 73465 manos podrían librarme del abismo, sin embargo en cuestión de días me di cuenta de que tan solo necesitaba querer, querer volver a ver, querer volver a reír, querer volver a querer, y esta vez de una forma sana, natural, recíproca. De repente la luz alumbró un sin fin de posibilidades, y en concreto te alumbró a ti. De alguna manera tú fuiste esa mano, esa luz, esa sonrisa. A día de hoy no puedo hacer otra cosa que agradecerle a quienquieraquesea ese salto abismal, porque fue justo ahí donde te conocí, y al sitio al que volvería todos los días si tú estuvieras esperándome. 

Me despierto cada día a tu lado sin acabar de creerme lo que nos está pasando, por bonito, por mágico, por perfecto. T'estimo! Gràcies per aquests 36 dies al meu costat. ¡Tú sí que eres mi constante!

No comments:

Post a Comment

ANEURYSM