Oct 11, 2014

9.249 latidos + 9.249 latidos

Han sido los 9.249 segundos más felices desde que estoy aquí. También los que más rápido han pasado. Si el tiempo volara siempre así estarías aquí mañana. O esta noche. No puedo parar de recordar tu cara en la pantalla. Y no puedo parar de sonreír mientras lo hago. Tus ojos. Tu sonrisa. Tú en movimiento. Yo mirándote mientras te hablo, mientras me escuchas, mientras me hablas. Necesito más momentos así. De verte y que se me caiga aún más la baba, que me duela la mandíbula de felicidad absoluta, que quiera tirar el portátil por la ventana y abrazarte mucho ya. No hay momento en mis 24 horas del día en que no me imagine contigo. A veces nos veo de la mano paseando por ese parque al que tienes que llevarme, otras nos recuerdo juntos en aquella cala la noche en que apareciste en mi vida, muchas otras pienso en cómo será despertarme contigo cada mañana y acostarme contigo cada noche y vivir contigo cada día de mi vida y muero de ganas. Y muero de amor. Porque ahora mismo, de todas las cosas que podría pedir, solo desearía una, y es poder darte los buenos días desde el otro lado de la cama todas las mañanas de mi vida.

También pediría una segunda cosa:

no te vayas nunca.


1 comment:

  1. Creo que he leido como 10 veces tus palabras y cada vez con una sonrisa mayor a la anterior... No te faltaran ni una sola de esas cosas... ni una... nunca...

    ReplyDelete

ANEURYSM