Oct 29, 2014

wrong Karma

Cuando te rompen el corazón por primera vez el mundo te parece feo y gris y cruel y tú ya no quieres vivir más en él. Todo se deshace enfrente de ti mientras tu no puedes mover ni una sola pestaña, todas empapadas, agua salada bajando por tu vientre, sin parar. No hay suficientes armarios en los que poder esconderse, ni suficientes brazos a los que poder abrazarte, ni siquiera suficientes sustancias que te ayuden a olvidar al malvado que se atrevió a dañarte. Vivir deja de ser una opción y empiezas a sobrevivir, como puedes, como te dejan, como puede vivir alguien con el corazón roto.
Cuando te rompen el corazón por segunda vez el golpe duele más pero es más breve. Duele más porque después del primer impacto tu corazón ya no es el de antes, tu corazón ya no se enamora con la misma facilidad y si ha escogido a alguien es porque ese alguien realmente parecía merecerlo. Parecía merecer ese riesgo, ese salto al vacío, ese abismo y todo lo demás. Parecía merecer la espera, la agonía y la impaciencia. Mi corazón y yo dimos el paso porque, ingenuos como somos y seremos siempre, no imaginábamos que no habría nada tras la puerta, ni suelo, ni muros, ni ventanas, ni siquiera una cuerda a la que poder agarrarse. Pero el golpe es más rápido, porque ya sabes lo que es vivir sin corazón, y entiendes perfectamente qué debes hacer, aunque te cueste la vida. Ahora mi corazón y yo estamos rotos de nuevo, pero tengo buenas noticias, me ha prometido que no piensa enamorarse en mucho mucho tiempo, y espero de veras que por lo menos él si cumpla sus promesas.

Oct 27, 2014

lots of things

Busqué entre los cajones y encontré muchas cosas. Al principio todas eran preciosas, con bonitas formas. Algunas incluso brillaban. A partir del cuarto cajón empecé a encontrar cacas de gato, y en el quinto había un cadáver de codorniz. Empecé a encontrar muerte en los cajones  y me asusté, aunque seguí buscando. Seguí encontrando pequeños cuerpos sin vida enterrados en suciedad y entonces ya nada brillaba. Empecé a avisar a todo el mundo de lo que me estaba ocurriendo y nadie parecía entenderlo. Estaba menstruando y la luna estaba a punto de llenarse, por lo que yo no concebía el sueño por las noches. Seguí buscando hasta que me cansé de encontrar mierda y paré. Paré para dormir, pero no pude. Paré para descansar, pero nunca descanso cuando menstrúo.


Oct 21, 2014

trust

He desorganizado toda la perspectiva. Ya no veo por dos ojos sino por cuatro. A lo largo de las mañanas me pregunto sin pausa qué hacer qué hacer qué hacer y luego paro. Llega un momento del día en el que el hemisferio norte me avisa diciéndome: -Ya vale por hoy. Casi nunca le hago caso y doy un par más de vueltas. Como cuando comes galletas de avena y dices sólo una. Sólo dos. Sólo siete. Y ya no hay galletas de avena. Me cuesta no ser extremista. Me cuesta el freno. Me cuesta infinito darme cuenta de algunas cosas y no me cuesta nada en absoluto percatarme de otras. De momento no me doy cuenta de esto. O no quiero. De lo único que me doy cuenta es del miedo. Qué hacer qué hacer qué hacer. Qué hacer cuando tiembla todo en el interior: el estómago, las vértebras, el trocito de alma puro que aún conservas. Qué hacer cuando todo a tu alrededor se vuelve menos nítido porque únicamente logras concentrar tu energía en un punto. Qué hacer cuando temes seguir corriendo. ¿Y si hay un muro? ¿Y qué si hay un muro? Me gusta el daño. 

Oct 19, 2014

I want I want I want

Cuando pienso en ti solo me vienen a la cabeza imágenes bonitas. Todo es paz y tranquilidad. Nos rodean belleza y amor. Desecho todos aquellos pensamientos amargos que a veces insisten en aparecer. Todos fuera. No dejo pasar ni uno. No quiero ni un momento triste a tu lado. Solo quiero que brillemos, ser feliz como hasta ahora pero más. Y mejor, mucho mejor. Como de momento solo puedo imaginarte no paro de hacerlo en todas las circunstancias agradables posibles. Te cojo de la mano mientras paseas. Cuando abres los ojos por las mañanas yo ya llevo varios minutos contemplándote. Me apoyo sobre ti mientras lees (o leemos). Te abrazo por detrás mientras cortas las verduras (porque sabes que en casa no va a haber verduras de bote). Te espero en la puerta cuando llegas de comprar el pan (si es que no he bajado contigo). Me haces fotos mientras pinto. Te hago fotos mientras haces fotos. Me haces feliz. Me haces feliz. Me haces muy feliz. No quiero nada más en la vida. No puedo dejar de pensar en ese momento, en ese instante en que mi vida cambiará porque tú estás a mi lado, y entonces empezará Nuestra Vida, Nuestra Vida de verdad.

Oct 14, 2014

wet pillow

Cuando empiezo a llorar sin razón aparente siempre me toco un pecho para ver si duele. Si duele es que estoy ovulando, entonces no le doy importancia. Cuando empiezo a notar el charco en mi almohada tras cuarenta minutos de agua salada me sorprendo yendo al baño. ¿De dónde sacará mi cuerpo tanto líquido? Tengo la nariz tapada, el calor en las mejillas y me duele el estómago. Pero no el estómago que digiere. Yo soy mujer, y (casi) siempre lloro cuando ovulo, pero no siempre sin razón aparente. Para apagar el interruptor solo necesito un abrazo. Pero aquí no hay nadie. Ni nada.

Oct 13, 2014

A month ago

Hoy hace exactamente un mes que faltaban dos días para coger un avión hacia Gales sin billete de vuelta. Para entonces tenía el corazón completamente cerrado. Sólo tenía ganas de marcharme, de airear mi vida, de respirar hondo en otra parte. 
Hoy hace exactamente un mes que mi mejor amiga y su ya marido celebraron su amor en una ceremonia preciosa, noche que nunca nunca nunca voy a olvidar. El entorno y la circunstancia eran idóneos para conocer a alguien, pero sinceramente, yo era la persona menos receptiva en aquella fiesta, o eso creía. No me hicieron falta muchos minutos para darme cuenta de que había alguien que sobresalía del resto, que me gustaba, que me había llamado la atención especialmente. Que él se fijara en mí ya me costó algunos minutos más, pero el pequeño esfuerzo valió la pena. Me hubiera reído en la cara de cualquiera que me hubiera dicho antes de la boda que iba a conocer a alguien ese día. A alguien por quien iba a perder totalmente la cabeza, a alguien con quien me iba a imaginar en diez y veinte y treinta años, a alguien en quien pienso al despertarme y al acostarme, a alguien que ha llegado a mi vida sin avisar pero a quien le pido cada día que no se vaya jamás.
Hoy hace exactamente un mes que me enamoré de ti. Llevo desde entonces pensándote a diario, cada hora, cada minuto, cada segundo. Incluso mientras duermo mi cabeza y corazón están contigo. Tú has cambiado mi vida y eso te lo agradeceré siempre. Me levanto cada día feliz, con una sonrisa de oreja a oreja que ni el nubarrón más negro del cielo galés puede borrarme. Llueve ahí afuera y yo salgo dando brincos sin paraguas. ¿Qué importa si cojo un resfriado, si se me moja el pelo o si se me empapan los calcetines? Nada si tu estás conmigo. Ahora nos separan unas cuantas muchas millas, pero no hay distancia que pueda frenar todos los pasos que damos adelante, los saltos, las ganas, la emoción, los sentimientos creciendo sin parar desde dentro, las imágenes, las películas, los besos que te guardo.

Hoy hace exactamente un mes que empecé a quererte. Y esto ya no lo para nadie...


Oct 11, 2014

9.249 latidos + 9.249 latidos

Han sido los 9.249 segundos más felices desde que estoy aquí. También los que más rápido han pasado. Si el tiempo volara siempre así estarías aquí mañana. O esta noche. No puedo parar de recordar tu cara en la pantalla. Y no puedo parar de sonreír mientras lo hago. Tus ojos. Tu sonrisa. Tú en movimiento. Yo mirándote mientras te hablo, mientras me escuchas, mientras me hablas. Necesito más momentos así. De verte y que se me caiga aún más la baba, que me duela la mandíbula de felicidad absoluta, que quiera tirar el portátil por la ventana y abrazarte mucho ya. No hay momento en mis 24 horas del día en que no me imagine contigo. A veces nos veo de la mano paseando por ese parque al que tienes que llevarme, otras nos recuerdo juntos en aquella cala la noche en que apareciste en mi vida, muchas otras pienso en cómo será despertarme contigo cada mañana y acostarme contigo cada noche y vivir contigo cada día de mi vida y muero de ganas. Y muero de amor. Porque ahora mismo, de todas las cosas que podría pedir, solo desearía una, y es poder darte los buenos días desde el otro lado de la cama todas las mañanas de mi vida.

También pediría una segunda cosa:

no te vayas nunca.


Oct 10, 2014

At last

Por fin empieza la cuenta atrás. La cuenta atrás de verdad. Faltan 27 días para que pueda darte las buenas noches y que no sea gracias al WiFi, para que pueda sentirte a mi lado sin necesidad de imaginarte, para que pueda abrir los ojos en mitad de la noche y verte sin tener que soñarte. Faltan menos de cuatro semanas para que pueda olerte, de verdad. No dejo de imaginarme cómo será el (re)encuentro, lo fuerte que voy a abrazarte, lo mucho que voy besarte y lo fijamente que voy a mirarte durante todos los minutos que comparta contigo. Porque no quiero perderme Nada. Porque no quiero perderte Nunca. 

Otra vez, gracias por venir, gracias por quedarte.

Oct 4, 2014

I know time flies

Haberte conocido en la boda de mi mejor amiga tiene que significar algo, tiene que augurar algo bueno, tiene que ser una de las tantas señales que nos llegan. Señales que nos invaden de positivismo, señales por las que hoy, aquí y ahora puedo decir con la boca rebosando de verdad que Soy Feliz. Es increíble cómo vas transformando mi corazón día a día, minuto a minuto. Las palabras que te escribo por la mañana, esa misma noche están aún más llenas de ganas, de emoción, aún más llenas, si cabe, de Amor. Tengo muchas ganas de verano. No deseo nada con tanta pasión. La llegada del próximo verano, del que será nuestro primer verano juntos, el primer verano de nuestra historia, el primero de tantos. Es pensarlo y vuelo. Es imaginarlo y no querer con más fuerza otra cosa. Pero ahora toca esperar. Aunque estas esperas, interminables a veces, ligeras otras, no dejan de ser mágicas, porque aún en la distancia te siento a mi lado, despertándome cada día inundándome la cara de besos, llegando cada noche a mi cama mientras duermo, y me abrazas, y me mimas, sorprendiéndome en cualquier momento del día con cualquier tontería. Todas esas imágenes, que no me abandonan ni un solo segundo, son las que me dicen que sí, que vas a ser tú.

En realidad lo que me dicen es que ya eres tú.

Gracias por aparecer y por querer quedarte. 
ANEURYSM